STOP PARKINSON

2/22/2006


PARKINSON Y CAMBIOS (y III)
Sólo sé que de los 37 a los 41 años hay un ante y un después. Para mí, por supuesto, pero también por desgracia para quienes me quieren y rodean.


El Miguel que ya no existe nunca fue la alegría de la huerta, pero tenía su punto. Con Mr. P. ya presente siguió teniendo su punto, pero tremendamente negativo. Tanto que podía llegar a amargar la existencia a sus seres más cercanos y queridos. Sobre todo cuando no tenía localizado al hijo de la gran puta bastarda de su enemigo.


De leal esposo en familia, buen amigo en sociedad y eficiente mercenario en el mundo laboral se convirtió en una pesada y aciaga sombra de lo que había sido.


¿He dicho que soy hombre de pocas palabras? FIN POR HOY

2 comentarios:

maria dijo...

Querido Miguel, es verdad en lo haces referencia sobre el parkinson. No se como serias antes, Por el Parkinson nos conococimos y posiblemente no seas positivo como yo, pero eres un hombre extraordinario, un excelente amigo, tus puertas se entran abiertas a todo el que necesite que le escuchen. Migue te pregunto ¿no puede ser que.. por tener parkinson comprendas mas a los ue sufre..? si fuera asi, no te dejes ganar la batalla porla EP... por favor lucha
Maria

maria dijo...

Miguel a ninguno de los dos nos pidieron si queriamos viajar en este tren, pero no tuvimos mas remedio que aceptar

Aqui como en todos los trenes existe primera segunda y terdera

No depende del dinero...depende de ti en que lugar quieras viajar

A medida que desciende tu autoesima vas descendiendo de clase

Prueba a biajar en primera que el camino es muy largo, viaja comodo aunque sea un tren de largo recorrido
Maria