STOP PARKINSON

PARKINSON, CARTA de NAVIDAD

12/22/2010




Querido Papá Noel:
Este año me he portado muy bien, a pesar de que mis limitaciones físicas y en algunos momentos psiquicas, han hecho que me esfuerce mucho mas para no tirar la toalla.
Lo que te voy a pedir se que es empresa difícil de conseguir, imposible mas bien; pero tengo la esperanza de que el amor y los deseos de felicidad que repartes por todo el mundo tenga un poder especial y logres que se cumplan mis deseos, mios y de otras muchcas personas que, como yo, luchan por vivir con dignidad cargando con una cruel y destructiva enfermedad a la que plantamos cara.
Me gustaria que los calcetines que se cuelgan en las casas se convirtieran, al ponernoslos, en unas piernas ágiles y fuertes; para poder pasear, bailar, correr,,,,, sin esfuerzo.
Tambien quisiera que tu gorro rojo con el pompon blanco nos pusiera en orden las neuronas que estan algo revueltas en nuestras cabezas.
Que tu traje rojo con el gran cinturón fuese el final de una vida gris y el inicio de otra llena de colores y alegria.
Que tu risa "HO, HO, HOOOOOOOU" nos contagiara para reirnos como tu de nuesra realidad.
Todas las personas que tenemos la desgracia de llevar colgado un cartel invisible donde pone "PARKINSON", tenemos la esperanza de que puedas echarnos una manita.
Tambien puedes ayudar a los que investigan para encontrar soluciones a este mal.
A ti te llevan tus renos volando alrededor del mundo repartiendo ilusion, amor, alegria; si te acuerdas reparte tambien una migilla de esperanza a los que la han perdido. Yo tambien vuelo, pero sin renos, desde mi sillón. Voy a paises que nunca conocere, hablo con gentes que no se ni sabre quienes son....
Gracias por lo poco que puedas hacer, por muy poco que sea nos vendrá de maravilla, aunque no seamos niños ilusionados, en nuestro interior hay un niño oculto eseperanzado e ilusionado con que alguien encuentre "El Grial" .

MBel

11 comentarios:

Nely dijo...

Bonita carta, ojala se cumplan tus deseos que son los nuestros tambien.

Anónimo dijo...

EMOCIONADA CARTA Y MUY REAL.GRACIAS.

Juan Fco Juanes dijo...

Querido amigo: ¡Qué mazazo!. Acabo de recibir la noticia de tu fallecimiento cuando salías de la cena de nochebuena.
No me lo puedo creer. Te había escrito hace unos días para quedar despues de navidad y hablar de muchos proyectos que teníamos en mente.
Miguel. Has sido un luchador. Nunca te has rendido. Has ayudado a mucha gente. Has dado ánimo y esperanza a mucha gente.
Te llevas las alforjas llenas.
Siempre te recordaré con cariño.
El cariño de tanta y tanta gente.
Siento una gran pena y tristeza. Le deseo todo lo mejor a tu familia.
Hasta siempre, querido amigo Miguel.
Juanfran

Miguel Ángel dijo...

Un abrazo amigo, estés donde estés, espero que sigas acompañando al que lo necesita,... y a tu familia todo el ánimo será poco, un fuerte abrazo a todos.

Anónimo dijo...

genial como siempre,pero que sera de los que abríamos el ordenador y ahí te teníamos para lo que necesitásemos.No tenias derecho a abandonar una familia y una legión de amigos.
Te recordaremos sdiempre

Jesús Ramos dijo...

Se ha ido una gran persona, introvertida y cerrada para su propia familia, pero de gran corazón, luchador y valiente, de palabra ágil, y fácil pluma, creativo, genio gráfico, gran dibujante de comics cuando la enfermedad no se lo impedía y genial infografista cuando solo necesitaba usar el ratón de su ordenador, nos dejó multitud de fotografias retocadas, videos, montajes, una obra que permanecerá por siempre aquí en la red.

Tambien siempre en el corazón de su primo, quien deja estas lineas en su Blog.

Te quiero primo.

JESÚS RAMOS

Anónimo dijo...

Primero el llanto amargo de tu perdida me invadió por entero, no quería creer, no quería pensar porque era tal el dolor, tanta la impotencia que miraba al cielo buscando respuestas que nunca encontré.
Luego seguidamente se apoderó de mi la rabia, la cólera porque te habían arrancado de mi lado injustamente, sin un porque evidente ni una lógica razón, tu precisamente eras de los últimos en mi lista de despedidas, antes estaba yo por mil razones y que no habría dado por ser yo la despedida y no tenerte que decir adiós tan de repente.
Ahora se como sabe el amargo sabor de la frase “No se llega a valorar algo hasta que se pierde”, cierto, tu ausencia es inmensa y ha creado en mi vida un vacío que difícilmente será reemplazado porque por una parte me niego a reemplazarte y por la otra no encontraré ya a nadie que pueda alcanzar tu nivel humano, tu nivel de amigo.
Fuiste mi compañero de trinchera, mi apoyo, mi confesor, mi hermano de ruta y senda escarpada. Escalaste conmigo las cimas mas altas, saboreamos juntos las recompensas de nuestras fatigas, lloramos y reímos, compartimos jornadas enteras de charla y filosofía.
Fuiste primero alumno y luego mi maestro y todo eso quedo en nada una noche fría de Diciembre en la que la vida te fue arrancada de golpe como el que arranca una rosa cuyas espinas se me clavaron en el alma como dagas hirientes, cuyo aroma me envolvió por entero… un dulce y fuerte perfume que nunca se alejará de mi pues me abrazó y ahí permanece, forma ya parte de mi.

Primero te sufrí y lloré ahora agradezco el haber tenido la hermosa ocasión de conocerte y ser tu amiga aunque nunca sabrás lo mucho que te echo y echaré de menos.
Si de verdad existe el mas allá espérame cerca de la puerta para darte un abrazo compañero , nos quedaron por hablar tantas cosas que vivo con impaciencia ese reencuentro , hazme sitio a tu lado amigo mío porque ya que en la vida no nos han dejado quisiera pasar la eternidad a tu lado

Anónimo dijo...

Se me olvido firmar lo anterior
Tu amiga PIlar

Elena dijo...

Hace dos años que te has ido y tus amigos te añoramos como el primer día. Nos ha quedado tanto por hablar y compartir pero hemos compartido mucho, aprendimos, nos enojamos, nos reímos. Por eso te añora: por la gran persona que has sido, Miguel, por todo lo que nos has dado, por todo lo que faltó.
No hay Navidad sin pena desde que te fuiste, pero te prometo que la lucha la continuaremos. No creo en el más allá y como tonta te escribo...
Siempre en la memoria y siempre con el mismo afecto, Elena.

Marta Ardizone Marín dijo...

¡Felicidades por el blog!

Me encantaría poder contactar contigo. Si me pudieras escribir a marta.ardizone@unir.net te lo agradecería. Saludos

Anónimo dijo...

hola